fbpx
menorca-Mahon

Los mejores recomendaciones para visitar Menorca

Menorca es, después de Mallorca, la segunda isla más grande de las Islas Baleares. Por detrás está Ibiza, la isla de Formentera y, por último, Cabrera. Junto a esta última es la isla más salvaje y también la menos masificada. Eso se debe a que en Menorca el turismo tardó bastante más en llegar. Además, se ha controlado mucho la construcción en la isla y se ha hecho un esfuerzo por respetar sus espacios naturales. De hecho, en 1993 fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Son poco más de 700 km² en los que encontrarás pequeñas calas de aguas turquesas, salvajes playas de tierra roja, pueblitos blancos, monumentos prehistóricos y rutas de senderismo para todos los niveles y gustos. Eso sin olvidar sus pintorescos faros, la variedad de actividades acuáticas que ofrece y su vida nocturna. Y aun aunque no está al nivel de Mallorca o Ibiza, ofrece opciones más tranquilas y alternativas.

Recorre las mejores calas de Menorca:

Si algo tiene Menorca, son calas. Las hay de todos los tamaños y colores. De arena blanca y aguas turquesas al sur. Más salvajes y con tierra rojiza en la parte norte de la isla. Menorca tiene calas y playas para todos los gustos. Desde las playas salvajes del norte hasta las pequeñas calas de aguas cristalinas del sur. Hay playas gigantes y calas diminutas. Playas más urbanas y calas salvajes. A algunas es fácil llegar y para otras, tendrás que caminar.

Por lo general, las playas del sur son de arena blanca y aguas azul turquesa, como si las hubiesen sacado de una postal. Como contra, tienen más posidonia y por tanto lo tanto huelen peor.

Las playas del norte de Menorca son más salvajes. Para llegar a ellas hay que caminar por un paisaje de arena roja y pinares y, el agua es cristalina pero ya no tiene esos tonos turquesas que parecen sacados del Caribe. A cambio tiene poca posidonia y, salvo algunas, están menos concurridas.

Pasea por el puerto de Ciutadella:

El segundo núcleo urbano más grande e importante de Menorca. Está en la costa oeste de la isla y destaca por su puerto y por su aire señorial, con las pintorescas calles de su casco histórico.

Se puede recorrer con facilidad y es lugar ideal para tomarte una copa en alguno de los bares del puerto. Si vas, no te pierdas el Castillo de San Nicolás, la Catedral, la Plaza del Borne, la Plaza de la Esplanada, el Museo Municipal de Ciudatella y, por supuesto, el puerto.

Descubre Es Mercadel y los pueblitos de interior:

El interior de Menorca está lleno de pequeños pueblitos de calles serpenteantes, casas de poca altura y fachadas blancas. Son el lugar ideal para pasear a última hora de la tarde, cuando el calor ha dejado de apretar, y cenar algo en una terracita con encanto.

También puedes usarlos como campamento base ya que, al estar en el interior de la isla, tendrás fácil acceso a cualquiera de sus costas, a diferencia de Ciudatella y Mahón, que están en los extremos de la isla.

Vete a cenar una caldereta a Fornells:

Entre los pueblos costeros y, entre ellos, a Fornells, un pequeño pueblito que destaca por su puerto deportivo y su paseo lleno de bares, restaurantes y palmeras. Fornells es el lugar ideal para ir a dar un paseo a última hora de la tarde y aprovechar para probar las famosa «caldereta de llagosta» (caldereta de langosta), un plato típico menorquino.

La caldereta, por si nunca habías oído hablar de ella, es un plato que consiste en un fondo de sofrito de cebolla, tomate, ajo y perejil al que se le añade langosta troceada. Se cuece a fuego vivo y se sirve acompañada de finas rebanadas de pan seco con las que mojar el rico caldito. Aunque la caldereta de langosta es la más famosa también las hay de pescado o de marisco.

Binibeca y sus tejados blancos:

Otro famoso pueblo costero es Binibeca, un pueblo que destaca no solo por sus casas de fachadas blancas, sino sobre todo por el color de sus tejados, también blancos. Es un pueblo pequeño donde la zona más turística se reduce a una bonita calle en la que se concentran un puñado de restaurantes y un buen número de turistas.

Pero más allá de la calle turística de Binibeca puedes aprovechas para bajar a la costa y darte un baño en alguna de las piscinas naturales que se forman. También puedes ir a su cala, la cala de Benibeca, algo más masificada que otras, pero aún tranquila.

Atardeceres desde los faros de Menorca:

Los faros tienen algo especial. Esa pose estoica ante la mar, ante las tormentas y temporales.Y los faros de Menorca, levantados en las partes más escarpadas y salientes de su costa, no son una excepción. Así que si buscas los atardeceres más espectaculares busca un día despejado y vete a visitarlos. El faro más famoso es el de Cavallerías pero también merece la pena visitar el faro de Favaritx, que además es precioso. Otro faro que merece la pena, muy cerquita de Ciudatella, es el faro de Punta Nati.

Recorre la costa en kayak:

La costa de Menorca está llena de pequeños rincones, de playas vírgenes y de pequeñas calas inaccesibles a las que solo se puede llegar desde el agua, ya sea en barco o en kayak. Incluso hay rincones, como los de la reserva natural de la costa norte, a los que solo se puede llegar nadando o en kayak, ya que su bajo calado impide la entrada de barcos.

A base de remar podrás llegar a las calas de Cabra Salada y S’Arenalet donde disfrutar con calma de las piscinas naturales. Si te quedan fuerzas, podrás adentrarte en la Cueva de los Ingleses y en la Cueva de las Imágenes para hacer snorkel en su interior.

Recorre el Camí de Cavalls:

Para que lo entendaís mejor sería como el Camino de Santiago en versión menorquina, solo que sin un sentido religioso. El Camí de Cavalls es una ruta de 185 kilómetros que circunvala, en 20 etapas, la isla de Menorca.

Si te gustan los retos y disfrutas caminando, es la oportunidad perfecta para descubrir Menorca a fondo, recorriendo el litoral de la isla mientras disfrutas de sus playas, sus roquedos, pinares y acantilados tramo a tramo.

Su tradición se remonta al año 1330 cuando el rey Jaume II estableció la obligación a los colonos de mantener un caballo armado para defender Menorca y vigilar la costa mediante este camino. También fue utilizado durante la dominación inglesa y francesa del siglo XVIII. Además, ha sido utilizado desde entonces por los locales como servidumbre de paso entre los predios de la isla.

Una copa en las Cuevas de Xoroi:

Una de las típicas típicas típicas cosas que hacer en Menorca es ir a tomarse una copa y ver atardecer a las famosas cuevas de Xoroi.

Las cuevas son espectaculares, así como las vistas que hay sobre la costa. Así que ya sabes, si no te importa esperar y quieres conocer un bar/discoteca construido dentro de unas cuevas que dan a unos acantilados que dan al mar, apunta las cuevas de Xoroi en tu lista.

 Bucea en las aguas cristalinas de Menorca:

Las aguas cristalinas de Menorca son el lugar ideal para tener un primer contacto con el mundo submarino. Son aguas tranquilas, sin apenas corrientes en donde podrás disfrutar de una privilegiada visibilidad. Si deseas probar  la experiencia te recomiendo este bautizo de buceo. Durante unos 40 minutos y, acompañada de un instructor, podrás sumergirte hasta los 12 metros de profundidad.

Si ya manejas el buceo te recomiendo el curso de buceo PADI Scuba Diver. Incluye dos inmersiones y el certificado que te permitirá bucear en cualquier otro destino hasta 12 metros de profundidad. Eso sí, llévate el temario estudiado porque necesitarás aprobar el test teórico antes de meterte al agua.

Prueba la gastronomía menorquina:

Menorca sabe a mar, a sol y a sal, pero también sabe a sobrasada, a carnixula, a quesos, a caldereta de langosta, a carquiñols o a pastissets…. Los sabores de Menorca son marineros y campesinos, con verduras de huerto propio, carne de la isla y pescado y marisco pescado en el mismo día.

Es una cocina sencilla, de temporada, donde se cuida al máximo el sabor original de los productos de primera calidad. Si te apetece probarla y conocer un poquito más de la gastronomía menorquina puedes contratar una degustación de vinos y quesos menorquines. Tendrás la oportunidad de visitar la bodega Hort Sant Patrici, una de las más modernas de Menorca. También recorrerás sus viñedos y conocerás el proceso de elaboración del vino mientras disfrutas de una cata de los quesos de la isla. ¡Todo un deleite!

LEAVE A COMMENT

Slot Dana Slot Luar Negeri Slot Maxwin Slot Thailand Slot777 AyamJP Login Resmi AYAMJP Robopragma Robopragma Robopragma CUPANGJP CUPANGJP https://kecmeliau.sanggau.go.id/dana/ https://kecmeliau.sanggau.go.id/kamboja/ https://kecmeliau.sanggau.go.id/luar/ https://kecmeliau.sanggau.go.id/maxwin/ https://kecmeliau.sanggau.go.id/rusia/ https://kecmeliau.sanggau.go.id/slot777/ https://kecmeliau.sanggau.go.id/thailand/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-amerika/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-eropa/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-filipina/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-hongkong/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-internasional/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-jepang/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-kamboja/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-korea/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-luar/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-malaysia/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-myanmar/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-rusia/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-singapore/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-taiwan/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-thailand/ https://kejari-bandarlampung.kejaksaan.go.id/sl-vietnam/ https://tumurunmuseum.org/jepang/ https://tumurunmuseum.org/kamboja/ https://tumurunmuseum.org/luar/ https://tumurunmuseum.org/rusia/ https://tumurunmuseum.org/thailand/ https://portal.stikestelogorejo.ac.id https://pelaporan.pn-banyuwangi.go.id/