fbpx
Cerveza

Cerveza Belga, mucho más que una cerveza

Bélgica es un paraíso para los amantes de la cerveza con más de 1500 diferentes variedades de cerveza Belga, muchas de ellas con sus propias jarras de cerveza personalizadas en las que sólo puede servirse esta bebida.

La cerveza Belga se sirve en jarras con la forma adecuada para mejorar el sabor de la cerveza para la que la han diseñado. Esta estricta distinción de cervezas puede parecer algo generalmente reservado para el esnobismo del vino, pero los belgas se toman su cerveza realmente en serio, y con razón.
Bélgica disfruta de una reputación sin igual por sus cervezas especiales desde la Edad Media. Los conocedores prefieren cervezas belgas por su variedad, sabor y carácter. Las opciones son infinitas: cerveza de frambuesa, cerveza blanca, cerveza de chocolate, cerveza Gueuze, cerveza de cereza, cerveza negra, cerveza trapense y, por supuesto, la cerveza por la que Bélgica es más famosa: la cerveza Lambic.

La cerveza Lambic se hace al estilo de elaboración antiguo, con una fermentación espontánea para producir una bebida totalmente seca, profundamente agria y naturalmente efervescente que mejora con los años en la botella al igual que el vino. De acuerdo con el reglamento de la Unión Europea, sólo se puede producir en una área pequeña de Bélgica.

Los ingredientes naturales de la cerveza

La cerveza se hace tradicionalmente de agua, cebada y lúpulo, pero a veces se añade trigo para crear un sabor fresco de cítrico. Se añade un cultivo de levadura a la malta derivada de esta mezcla que convierte los azúcares en dióxido de carbono y alcohol. Cada cervecera tiene su propia cepa de cultivo de levadura, cada una con sus propias características que contribuyen, junto con la selección de diferentes tipos de maltas y lúpulos, a la definición del tipo de cerveza exclusivo de esta cervecera. La cerveza puede fermentar en barriles de madera o someterse a una segunda fermentación en botella.

Otros ingredientes

Diversas industrias cerveceras belgas agregan ‘granos gruesos’ como arroz y maíz para garantizar el sabor y la estabilidad de la cerveza. Un ingrediente importante en el proceso de elaboración es el lúpulo, que no sólo da su amargor, sino que también ayuda a conservarla. Además del lúpulo amargo, las cervezas belgas se están acercando cada vez más a un lúpulo más aromático para obtener sabores afrutados. Los cerveceros Lambic utilizan lúpulo envejecido y seco para hacer que sus cervezas sean menos amargas. En consonancia con el ejemplo de las recetas basadas en el “gruit” medieval, se añaden diversas hierbas y especias para lograr un sabor más característico. Se utilizan a menudo el cilantro y el curaçao (cáscara de naranja seca) para añadir un toque más cítrico a las cervezas especiales. Dos estilos de cerveza exclusivos y típicamente belgas son los de las cervezas de fermentación espontánea y las cervezas de fermentación mixta.
Si deseas probar la cerveza belga en bélgica, no dudes en visitar nuestra web donde encontrara viajes a media.